TRIBUTO A LA VIDA


  Solo un mero observador del mundo.
Agazapado en su fortaleza para admirar su esplendor,
infatigable buscador de sorpresas y matices
humilde servidor de lo etéreo e inmortal.

Explorador de tesoros ocultos,
¡amante de lo incorruptible y sustancial!
Un ser que vive para sentir
la majestuosidad del Misterio;
sabedor de que no puede aspirar a más.

Nacido para dejar huella en la eternidad universal,
¡en el más allá!
Un mundo sin fronteras ni límites...
Es el mundo del "artista": de la espiritualidad.

Un patoso aprendiz de la vida,
intimista y oculto
que, humilde, espera ofrecer autenticidad.
Realidad y Belleza...
desde el linde de su capacidad.

Observar, percibir, aprender y admirar
la grandeza de la Tierra.
¡Sus misterios, sus relatos,su energía...!;
¿qué más se puede pedir...?

Nada más





2 comentarios:

Concha dijo...

Qué bueno, que bien expresado como yo veo y vivo muchas cosas , últimamente , jeje

Laura Gomila dijo...

Gracias por tu aportación Concha. Celebro que últimamente veas las cosas desde el prisma de la admiración a lo que te rodea, la felicidad más realista y meritoria es eso: paz. Un abrazo.